Miedos

Miedos

Ahora sí, no hay vuelta atrás, empezaré a publicar esas pequeñas historias (ni cuentos, ni novelas… no sé bien cómo las debo clasificar) que jamás publiqué, por el simple hecho de que sé que debo de empezar a perder el miedo de que los demás lean esas historias que me imagino.

Mañana lunes, ¡comenzamos!