A la Espera de Respuesta

A la espera de respuesta

Y sí, quería que el título rimara. Bueno, dicen: “La espera es lo peor”.
Not.
Es la lucha interna de no intensear mientras espero una respuesta, eso es lo realmente peor.

Todo comenzó hace un poco más de una semana, cuando durante el festejo de cumpleaños de una amiga, me topé con un chavo atractivo que claramente captó mi atención. Después de varios meses sin que hubiera un pretendido pensé: “Dale”, como dice-canta-rapea Pitbull.
Así, después del fracaso de ligue con Daniel (Reencuentro de un Viejo Amor), en la party de mi amiga me di a la misión de conocer mejor a Luis. Después de un rato de estar bailando, algunas selfies y plática la noche terminó. Y ¡puf! Se acabó la fiesta y ya.
No “¿cuál es tu cel?, “¿tienes WhatsApp?” o “Pásame tu Facebook”… Nada. Ni siquiera me pidió el twitter.
Llegué a mi casa sintiendo el #epicfail en todo mi ser e ignorando todas aquellas solicitudes de mi amiga por aprobar las fotos de la noche.

Continue reading