Una Noche de Terror

Una Noche de Terror

Seré muy honesta: Siempre me han gustado las películas de terror. Así de que “mucho, mucho”. Esa sensación de que algo que no puedes ver te va a atrapar puede ser muy emocionante…
…En las películas, obvio, solo en las películas. Tampoco se me confundan.
Y bueno, dada mi experiencia, también son divertidas, a menos de que después de un maratón de pelis de terror te des cuenta de que estás sola en tu casa, rodeada de sonidos raros, lluvia y vientos huracanados. Esa es la historia de hoy.

Continue reading

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Algo que tal vez muchas personas no sepan es que en Monterrey se acostumbra a ir con pareja a las bodas, es decir, si eres una mujer soltera tienes que encontrar con quien ir hasta que consigas novio y termine ese problema.

Bueno. La cosa se complica un poquito más si dicha boda es familiar porque ¿cómo le dices a un amigo equis, perfecto desconocido, o chavo que te gusta que te acompañe a una boda en donde –probablemente– tenga que sentarse con tu familia y platicar? Y entiéndase por papá, mamá, hermanos, tíos, primos, ¡vaya! el paquete completo. Todo depende de la suerte o de los arreglos de asientos que hagan los novios.  Incómodo, ¿no? Y con potencial para el desastre.

Continue reading

Vacaciones en las alturas. Parte 2.

Vacaciones en las alturas. Parte 2.

¡Oh! Inocente Leva.
Inocente, inocente Leva.
Después de la aventura que fue el Skywalk del Gran Cañón pensé que una montaña rusa sería una experiencia más sencilla: “Que al cabo lo único que tengo que hacer es sentarme ahí, ¿no?”
¡Ja!
Permíteme reírme.

Continue reading

Vacaciones en las alturas. Parte 1.

Vacaciones en las alturas. Parte 1

Las vacaciones familiares nos daban oportunidad de muchas cosas: Conocer, comprar, adquirir souvenirs, pero yo solamente pensaba en la actividad que –estaba segura– me ayudaría a superar mi miedo a las alturas.

Así es, el 2014 estaba por terminar, pero aún tenía la posibilidad –y estaba decidida a aprovechar– la oportunidad para cumplir uno más de esos propósitos de año nuevo que venía arrastrando desde… ¿El 2011?

Woops.

Continue reading