La carta

La carta

Escribo este post en histeria TOTAL: He perdido una carta comprometedora en la cual pongo en papel, a mano, con mi letra, muletillas, expresiones, firma y obvio –porque tenía que hacerlo– el nombre del destinatario.
Y la he perdido. Damn it!

Continue reading

Cita a Ciegas

Cita a ciegas

Después de los éxitos no obtenidos de conocer a chavos por medio de aplicaciones… OK, por medio de Tinder… Decidí que tal vez debería de probar suerte e intentar conocer a aquellas personas que siempre me quieren presentar porque “es muy buen chavo y creo que súper quedan”.
Bueno, esta historia es sobre ese “buen chavo” con el que –según mi amiga– “súper quedaba”.

Continue reading

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Algo que tal vez muchas personas no sepan es que en Monterrey se acostumbra a ir con pareja a las bodas, es decir, si eres una mujer soltera tienes que encontrar con quien ir hasta que consigas novio y termine ese problema.

Bueno. La cosa se complica un poquito más si dicha boda es familiar porque ¿cómo le dices a un amigo equis, perfecto desconocido, o chavo que te gusta que te acompañe a una boda en donde –probablemente– tenga que sentarse con tu familia y platicar? Y entiéndase por papá, mamá, hermanos, tíos, primos, ¡vaya! el paquete completo. Todo depende de la suerte o de los arreglos de asientos que hagan los novios.  Incómodo, ¿no? Y con potencial para el desastre.

Continue reading

Dinner date! Yo y mis pensamientos

Dinner Date

Hay cierta belleza en cenar sola. Al menos eso es lo que pienso. Y no me refiero a cenar sola frente al televisor o con el celular, tableta u otro aparato electrónico que se le parezca. No.

Me refiero a cenar como Dios manda: En la cocina, aunque sea el “recalentado” de ayer (o en mi caso las sobras de la ensalada de atún que hizo mi mamá a mediodía), en la mesa, poner el mantel, el tenedor, tu plato (ok, este si era desechable) y tu refresco.

Continue reading