Lo Que Más Quiero

Lo que Más Quiero

Capítulo 8

Se acababa de terminar una carne asada en la que, por primera vez, Lucas conoció a mis mejores amigos –bueno– mejores amigas y sus respectivos.

Había algo que no podía identificar al 100% que no me permitía disfrutar la relación. ¿Tenía que ver con Patricio? ¿O solo era él una excusa para no ser feliz?

Continue reading

El patán de la lista

El patán de la lista

Está historia comienza por una plática que tuve con mi prima Alejandra hace tiempo: “Es que creo que me gustan los chicos malos”, me dijo mientras me enseñaba la foto de perfil de Facebook de uno de sus amiguitos.
-Mira, todos tenemos un patán en la lista: Un verdadero “chico malo”, barbaján, cabrón. Ve el lado positivo: a tus 20 años ya lo puedes dar como “vivido, aprendido y olvidado”.

Este es mi patán:

Continue reading

La carta

La carta

Escribo este post en histeria TOTAL: He perdido una carta comprometedora en la cual pongo en papel, a mano, con mi letra, muletillas, expresiones, firma y obvio –porque tenía que hacerlo– el nombre del destinatario.
Y la he perdido. Damn it!

Continue reading

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Solterita y Sin Pareja en Boda Familiar

Algo que tal vez muchas personas no sepan es que en Monterrey se acostumbra a ir con pareja a las bodas, es decir, si eres una mujer soltera tienes que encontrar con quien ir hasta que consigas novio y termine ese problema.

Bueno. La cosa se complica un poquito más si dicha boda es familiar porque ¿cómo le dices a un amigo equis, perfecto desconocido, o chavo que te gusta que te acompañe a una boda en donde –probablemente– tenga que sentarse con tu familia y platicar? Y entiéndase por papá, mamá, hermanos, tíos, primos, ¡vaya! el paquete completo. Todo depende de la suerte o de los arreglos de asientos que hagan los novios.  Incómodo, ¿no? Y con potencial para el desastre.

Continue reading