Esos Días

Esos Días

Sha la la, la la, la laaaaaa.
Desperté feliz un día. Emocionada por ir al trabajo, ver llena de adrenalina los pendientes “urgentes” que saldrían y comer con mis compañeras.
Llegué al trabajo, me senté en mi lugar y sentí como un puñal intentaba salir de mi vientre. Fue un dolor punzante.
Auch, auch, auch, auch, auch, auch, auch.

Continue reading