El Diálogo Interno

Shopaholic1

Tengo que ser honesta: Estaba endeudada con mis tarjetas de crédito.

Gracias a Dios pude organizarme y administrarme y realicé mis pagos sin tanto contratiempo. Aun así, los consejos y regaños de mis papás y hermanos no se hicieron esperar y decidí darles las tarjetas a mis papás para que me las cuidarán -mientras me acostumbraba a no tenerlas a la mano- y solamente me las darían cuando fuera una compra importante.

Continue reading