¡Vamos de Crucero!


¡Vacaciones familiares! ¡Yei! Decidimos irnos de vacaciones ¡y nada como un crucero! Un barco enorme, literalmente un hotel, que se va moviendo de ciudad en ciudad. Duermes por la noche, despiertas por la mañana y ¡TADAAAA! Estás en un nuevo destino.

Para escoger el mejor crucero, nos acercamos con Cruceros y Grupos y nos ayudaron con todo: A elegir el crucero, a reservar funciones y cenas en restaurantes y hasta a encontrar vuelos. También nos dieron detalles pequeños pero súper cutesque nos hicieron el viaje aún más fácil y cómodo: Nos dieron tags con nuestros nombres y collares para no perderlos. Es necesario llevar tu tag cada que bajas y subes del barco, y también para ver los diferentes paquetes que una persona puede comprar dentro del barco. También nos dieron tags  personalizados para las maletas. El mío tenía mi nombre, teléfono y estaba estampado con dibujos de pugs… ¡PUGS!… Porque pues, Thor. 

Debía despertar como a las 3am para tomar el vuelo internacional. De la emoción pensé que no podría dormir, entonces tomé mi tiempo y emocionada empecé a preparar mi maleta. Estaba metiendo a la maleta trajes de baños, vestiditos cómodos y súper modernos para las cenas y una cantidad sumamente exagerada de protector solar cuando mi mamá llamó por teléfono.

-Estamos en el hospital. Tu cuñada se sintió mal, cuando sepa más te aviso. 

No me dijo más y colgó. Con el vestido que tenía en mi mano izquierda me debatía entre meterlo a la maleta o dejarlo sobre el sillón… Y luego corrí al baño para hacer pis. Supongo que por la emoción no me había dado cuenta de las ganas que tenía de desahogarme.

Era casi de noche y mi cuñada se sentía mal. Eso significaba que probablemente perderían el vuelo. Ella, mi hermano y mi ahijado tal vez no irán al crucero. Todo apuntaba a eso: Adiós vacaciones familiares. Adiós a las mil fotos con el ahijado en el mar. Adiós anécdotas chistosas, peleas y dramas típicos de los viajes familiares.

Sin saber qué hacer dejé la maleta mal hecha y le marqué a mi hermana. Ella me aconsejó terminar mi maleta: 

Dude, ellos ya tenían todo listo. Si sí van, solo las agarran y pa’l aeropuerto. Entonces deja todo listo por si acaso. Así que ¡apúrate!

Sentí toda la prisa en la voz de mi hermana mayor. Y de nuevo noté que tenía muchas ganas de hacer pis. Muy de repente… Toda esta adrenalina y drama me hacían dejar de escuchar mi cuerpo… Al menos en cuanto a ir al baño a hacer del uno, porque nunca se me olvidó comer…

Dejé mi maleta lista y hablé con mi mamá una vez más antes de dormir para saber sobre la condición de mi cuñada: Las cosas no cambiaban, pero la veían más animada. 

Al día siguiente, mientras intentábamos tener apetito muy de madrugada, mi mamá comenzó a llorar en el restaurante. Su cara blanca como la leche, comenzó a ponerse rojita-rojita. Mi hermano no estaba ahí con nosotros, ni su esposa ni mi ahijado. A diferencia de los demás, él nunca se había subido a un crucero y estaba muy emocionado por ir. 

Decidimos mandarles un video animado enviándoles las mejores vibras y asegurando que nos veríamos en el barco. Antes de comenzar a grabar corrí a hacer pipí… Al parecer eso de la actuación me ponía nerviosa. 

Mi mamá de nuevo se puso rojita-rojita y con los ojos cristalinos. La dejamos desahogarse y enojarse con el destino. Tristes y nada emocionados, subimos al avión. 

Al aterrizar y prender nuestros celulares teníamos un nuevo mensaje: “Dieron de alta a la cuñis. Vamos en camino al aeropuerto”. 

Y otra vez sentí inmensas ganas de hacer pipí. Eran las 10am y el barco salía a las 6pm. ¿Alcanzarían?

Nos dimos a la tarea de ver los tiempos: 3 horas de vuelo, 20 minutos para bajar del avión, casi 40 minutos para tomar la maleta, 2 horas en migración para poder entrar a la ciudad, 40 minutos para llegar al puerto y 30 minutos para subir al barco. Estaba apretado, muy apretado.

A cada nueva etapa del viaje mi hermano nos mandaba mensaje: “Estamos en el aeropuerto”, “ya bajamos del avión”, “estamos en fila en migración”. Esto estaba mejor que una película de acción. Al menos así lo consideraba mi vejiga que decidió ser cero fuerte pero sí totalmente independiente a la hora de tomar la decisión de si necesitaba o no hacer pipí. 

De repente, los mensajes dejaron de llegar. ¿Se quedaron sin pila? ¡Imposible! No los dos al mismo tiempo, ¿o sí? El reloj daba las 5:20pm. En cualquier momento ya no permitirían el acceso a las personas al barco. Mi hermana, mis papás y yo estábamos ansiosos esperando justo en la entrada. Mi papá, que decía estar tranquilo y seguro de que llegarían, daba vueltas como león enjaulado por la entrada. Mi mamá no podía controlar su cara de drama nivel telenovela de televisa y mi hermana, repentinamente, empezó a tener mucho trabajo y mensajes de WhatsApp por responder. Y yo me encontraba en una lucha interna de poder contra mi vejiga. Si llegaban… ¡NO! cuando llegaran -pensé decidida- quería estar ahí para recibirlos. 

El reloj dio las 5:35pm. Volteé a ver triste a mi papá, claramente derrotada, y entonces sonrió. Mi hermano, mi cuñada y la carriola cruzaron las puertas principales de acceso al crucero.

Saludé a mi hermano y mi cuñada y cargué por primera vez en días a mi ahijado… Y de repente ya no sentí ganas de hacer pipí.

-Ahora sí: Qué comiencen las vacaciones – dijo mi mamá emocionada. 

10 thoughts on “¡Vamos de Crucero!

    • Sí! En serio que sí! No es broma que cuando estoy en un edificio o un lugar nuevo lo primero que intento ubicar es el baño. Parecería que estoy viboreando una casa o así, pero realmente estoy viendo por mi propio bien y por el control de mi mini tanquecito. Jajaja.

      Like

  1. Ayyy una vez vivimos algo similar al ir a un crucero…. y también con Cruceros y Grupos… alguien olvidó su Visa pero se percató de esto estando en el puente.. se cruzó de vuelta a México, viajo hasta Saltillo en Taxi… de regreso a Monterrey para tomar vuelo a Houston… y así como dices, habíamos perdido la esperanza de que lo lograra.. cuando avisan almde la puerta del crucero que había llegado jaja fue puro jubilo.. hasta los de recepción en el puerto le animaban andarse prisa porque ya estaban por cerrar el acceso al barco… pero lo logró! 😂

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s