El Acto de Gracia

La Realidad de Una Mujer Chaparra

Tener una mascota no es solamente algo bonito. Como he contado en otras ocasiones, también es una responsabilidad. Sí, las mascotas te llenan de amor incondicional, son divertidos, pero también necesitan de cuidados.

Entonces, como buena humana* de su mascota, ayer -sí, por eso esta entrada llega de repente y tarde- saqué a Thor a pasear, para aprovechar el último día de buen clima antes de que se llegara otro frente frío. Y porque pues no tengo novio, entonces si nadie “me saca a pasear”, pues yo sacaré a mi perro…

Que por cierto, ¿por qué la gente dice “me sacó”? ¿O por qué me preguntan si no tengo quien “me saque”? O sea, ¿cómo? ¿Dependemos de un vato para poder salir de casa? ¿Para poder hacer cosas? ¿Tener vida social? O sea, WTF? …Hace poco escuché a una chava decir eso y luego una señora mayor me preguntó al respecto usando esa frase y como que me causó conflicto interno repentino e intenso y no pude decirle nada porque pues no era como que de mucha confianza y no quería hacer pedo y, principalmente, porque mi mamá estaba parada al lado mío y seré mujer adulta, fuerte e independiente y lo que quieran pero cuando mi mamá me ve con ESA mirada (ustedes me entenderán qué mirada. La mirada que controla, la que sin decir nada dice todo…ESA mirada) me controlo.
…Pero luego llegué a mi casa y pensé que tal vez es normal en la comunidad pero como yo tengo un buen de tiempo soltera, a lo mejor no estoy acostumbrada y pues por eso se me hace raro… Y después pensé que si así es el modus operandi moderno tal vez sería un problema mayor empezar a salir con alguien porque pues tengo mucho tiempo soltera y ya estoy acostumbrada a mi modus operandi

Bueno, regresando a la historia:

Entonces, mujer prevenida vale por dos: Lo saqué al baño, hizo lo que necesitaba y pronto al ver su pecherita y la correa se emocionó y llenó alegría a mi corazón soltero y lleno de amor para ser entregado a un barbón y salimos los dos emocionados -bueno él emocionado y yo de nuevo llena de esperanzas- a pasear por las calles seguras de una colonia privada.

Secuestradores, away!!! Chu! Chu!

Todo iba bien, olía todo lo que le llamaba la atención y lo dejaba guiar y elegir el camino, siempre y cuando no fuera algo que lo pusiera en peligro, se detenía al escuchar a los otros perros de las casas vecinas y, en lugar de ladrar de regreso, solamente movía su cabeza extrañado, como diciendo “¡Soy tu vecino! ¡Sal a jugar!”.

Lo notaba ya un poco cansado, caminaba un poco más lento. El nivel de energía había bajado y ya íbamos de regreso a la casa. En todo el trayecto no nos topamos a vecinos, solamente a un obrero que trabajaba una cochera. Y de repente, justo frente a la casa grande y elegante de una vecina y mientras la señora salía por la puerta principal, Thor decidió hacer un acto de gracia frente a ella…. Estábamos a dos casas de llegar a la nuestra.

-¡Thor! ¡No! – grité mientras veía lo inevitable.

Lo había sacado al baño antes de salir y por eso no cargué con nada de lo necesario para recoger sus gracias. No pensé que necesitaría volver a ir al baño tan pronto… Supongo que eso de que el ejercicio acelera el metabolismo es cierto. Jamás pensé que funcionaría tan rápido en un perro.

Y ella, mi vecina, me barrió**. Sentí que su mirada me juzgaba.
Su mirada me decía:“¿Qué haces mujer soltera parada frente a mi casa?”.
Y la mía le contestó: “Estúpida, ¡soy tu vecina!”.
Ella: “Solterona… Paseándose sola… Sin un hombre”
Yo: “Thor es macho…”
Ella: “….”
Yo: “Ok, ya no tiene sus pelotitas pero sigue siendo macho”.

Volvió a barrerme**. Juraba que se detuvo un momento para ver mis zapatos (e instantáneamente recordé a mi hermana que siempre me regaña porque no tengo zapatos nice) y luego para ver mi dedo del anillo solo. Vacío… Abandonado y sin esperanzas de encontrar un barbón.

-Señora disculpe, ¡ya vengo! – le dije con cara de trágame tierra y rompiendo el silencio.

Ya después de rato, luego reflexioné y entendí que no me juzgaba por ser soltera y sacarme sola a pasear, sino porque mi perro había hecho sus necesidades justo frente a ella y yo no traía lo necesario para limpiar. No juzgaba mi relationship status en Facebook, ni siquiera a Thor, era a mí y a mi falta de sentido común al no cargar lo necesario para limpiar después de mi perro.

Bueno, vecina y amigos lectores, sí limpié. Para cuando regresé, cuestión de minutos, ella ya no estaba ahí parada juzgándome en silencio, pero cuando regresó ella estoy segura de que, si se fijó, notó que ya no había rastro alguno de la gracia y el paso de Thor por su casa. Y de su vecina soltera y paranoica por su soltería.

*¡Ah! Así le digo a Thor para que no se confunda y porque, realmente creo que él sabe que no somos como él, entonces en su mente perruna de 3 años creo que piensa: Ellos son mis humanos.

**En México (Monterrey) barrer significa ver de arriba abajo a una persona sin despistarle. Sinónimo directo de “viborear”.

7 thoughts on “El Acto de Gracia

  1. divertido como nos hacemos una pelicula en la cabeza de vez en cuando, me encanta tu amor por tus dos perros , lo entiendo muy bien tambien me gustan mucho y aveces nos hacen pasar unas situaciones ..jajaja.. un saludo.

    Liked by 3 people

  2. 🤣🤣🤣🤣🤣 Fantástico tu post.
    Acaso si enfocas distinto la “atención” no solicitada de otras damas, pudiera darse en función de su deseo de la libertad que tú gozas? YO veo así a mis amigos solteros. Besides, love is overrated como se diría pochamente, si no pregúntale su status marital actual a otros humanos asiaticos o eurpeos un tanto más avanzados en éstas cuestiones sociológicas 😋

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s