Thor

La Realidad de Una Mujer Chaparra

Tengo un pug. En febrero cumplirá 3 añotes. Pesa 12.1 kilos, se ha fracturado la mandíbula, ha perdido una uña, se ha lastimado fuerte sus dos ojos y ahorita, ahorita tiene una alergia y pues… medicamentos, visitas al veterinario, baños cada tercer día y todos los cuidados que implica.

Además, todos los días hay que ponerle comida y suficiente agua, y ¡hay que jugar con él! Olvídate de eso de jugar unos 10 minutos y ya, ¡el perro tiene energía! Él te insistirá con sus juguetes hasta que le hagas caso. Pisará tu tarea o tu laptop si es necesario.

¡Ah! Y sus horarios son importantes. Puedes entrenar a una mascota, claro está, pero si tiene frío, probablemente insista para entrar a tu cuarto en la madrugada o te pida que lo saques a hacer pipí a las 6 de la mañana. A él no le importa si anoche te fuiste de fiesta o si dormiste bien, si es tu día de vacaciones o si es domingo.

¡Y no olvides limpiar sus regalitos! Es importante que cuando “vaya”, esté limpio. ¿A ti te gusta hacer del baño en un lugar sucio? Bueno, a él tampoco. Entonces hay que limpiar.

Olvídate de la lógica: Si hay algo en el piso, es de él. Punto. Cualquier peluche -o cosa que se le parezca… como una pantufla- es de él y para su entretenimiento. Así que vete haciendo a la idea de que probablemente, como yo, tendrás que recomprar un regalo más de una vez.

Una mascota es mucho trabajo: Es limpieza constante -tanto de él como de tu casa-, es entrenamiento, paciencia, dinero (mucho dinero… salida de dinero…), es energía y, sobre todo, tiempo. Admito que en momentos es muy cansado, pero como quiera hay que hacerlo.

Y sí, ya sé que no es un ser humano, pero una mascota también es parte de la familia. Es compañía cuando estás solo, cada mañana te dará los buenos días a su manera y te hará fiesta cada que regreses a casa, te sacará canas verdes, pero también más de una sonrisa.

Si quieres una mascota, no solo veas al cachorro bonito (lo cachorro se va rápido, lo bonito permanece), ve a un ser viviente que crecerá contigo y que te acompañara en las buenas y en las malas. Un ser viviente que te dará amor y al que le darás amor y así un chorro de frases cursis….

Bueno, esta es mi experiencia con Rambo. Yo creo que una mascota vale la pena, ¿y tú?

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s