¿Cambio de Voto? #BumbleAventuras

bumble

Como soy usuaria de Tinder, me recomendaron la aplicación de Bumble. En esta puedes poner, además de tus mejores fotos, filtros como ¿qué buscas? ¿relación, no estás seguro, algo casual? Cuánto mides, tu nivel de estudios, de dónde eres, tu signo del zodiaco, etc., etc., etc.  Me agradaron los filtros, con ellos podría eliminar a quienes buscan algo casual, para mantenerme solo con aquellos que buscan una relación -como yo- o no están tan seguros, pero mínimo no están cerrados a la idea.

Además, en esta aplicación, al hacer matchlas mujeres son las que tienen que dar el primer paso; si no lo haces en 24 horas, se pierde la conexión y, si sí lo haces, luego ellos tienen también 24 horas para contestarte o se pierde la conexión. Se supone que todo esto es par evitar mensajes incómodos, como claramente he experimentado en Tinder.

Entonces empecé súper segura de mi misma: Ahora sí encontraré al padre de mis hijos no nacidos y no concebidos. Ahora sí encontraré a mi barbón.

Empecé a filtrar: Entre 28 y 40 años (uno nunca sabe, la edad no indica madurez, hay que tener mente abierta, no me veo de 32… ¡neta!) y pues ¡a darle!

Sí. Sí. No. No. No. NUNCA…. Sí. Sí. Uuuhh, ¡un barbón! ¡Sí! ¿Me dio like? No match… Damn it!… Sí. Sí. No. No. No. No. Te conozco de la prepa… No. No. No. Sí…Nope!

“CAMBIO DE VOTO”
De repente, de la nada, apareció un mensaje de Bumble.
“¿Te has equivocado de dirección?
Agita el móvil y desliza de nuevo”.

Quítate Bumble, estoy buscando al padre de mis hijos…
Estaba a punto de eliminar la publicidad y me detuve un momento.
¿Y si esta es una señal de Dios de que él es EL INDICADO?
Dicen que es cuando menos te lo esperes. Yo no me esperaba esto; así. ¿Será?

Decidí seguir las señales y cambié mi voto.
Hicimos Match!
Tan Tan Tan Taaan Tan Tan Tan Taaaan…. Siempre me ha gustado el salón de Valle Alto.
Weeey! Relájate un chingo…. Por eso no tienes vato.
¡Ay! ¡Ya! Me viene bien ser optimista, es bueno para la salud…

Me animé y luego-luego le mandé un mensaje. Nada de vivir la adrenalina de esperar casi 24 horas para hablarle. Pronto me contestó y empezamos a platicar: Mucho gusto, cómo estás, a qué te dedicas y luego, ¿qué haces? Eran las 9 y cacho de la mañana:

“Pues vengo llegando al trabajo, con muchos pendientes… ¿y tú?”
…”Yo estoy encuerado en mi cama, ¿te lo imaginas o mejor te enseño?”
Respiré profundo.
Hueva. Total.

“¿A las 9 de la mañana? ¿En lunes? ¡No manches! ¡Qué huevón!”

Me dejó en visto y a los minutos el matchya estaba cancelado. En ese momento decidí no dejar a Bumble decidir sobre mi vida amorosa y luego consideré en que tal vez realmente lo mejor es conocer a alguien orgánicamente. En persona. Como antes. Como realmente quiero.

¡Una última oportunidad! ¡Vamos Bumble! Sí. Sí. No. No. NO.  ¡Barbón! How you doin’? Oh my God! Match! No. No. No. !Barbón! Mmm.. pero se ve medio fiestero… Next!

“CAMBIO DE VOTO
¿Te has equivocado de dirección?
Agita el móvil y desliza de nuevo”.

Mmmm… ¿será?….

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s