Lavado de Cerebro

Lavado de Cerebro

Recientemente, una amiga cercana terminó su relación de noviazgo. Mientras la escuchaba desahogarse y hablar una y otra y otra vez sobre aquella vez que él -estando de viaje- le mandó flores nomas porque sí, empezó a hacerme preguntas (porque yo tengo la súper experiencia en el amor, claramente) y luego me preguntó “¿cómo le hago para sacármelo de la cabeza?”…

¿Por qué será que cuando termina algo -lo que sea- te acuerdas solo de lo bonito? O sea, si de por sí somos poquitín dramáticas de repente, como que eso de: Chíngate y échate tú sola limón en la herida como que no, ¿no? ¿Pero por qué uno se aferra a lo bueno y no quiere ver lo malo o inclusive -y peor aún- lo real? ¿Les ha pasado?

Continue reading