Reflexiones en París

Reflexiones en París

Después del fracaso de Hitch, del rechazo (bendito rechazo) del último barbón, 3 horas de espera en el aeropuerto, 10 horas de vuelo y 45 minutos de fila para tomar un taxi, por fin estaba en París.

En la soledad del cuarto, tenía dos opciones: dormir (por aquello del jet lag) o salir y explorar. Admito que consideré mucho la primera opción, pero era la primera vez que estaba sola en París, así que tomé una pashmina, mi Kindle y pronto llegué a la base de la Torre Eiffel.

Con crepa de chocolate en mano, cappuccino en la otra, sosteniendo el Kindle entre el brazo y mi pecho y con la pashmina en mi hombro cual toalla de baño,  acomodé como pude la pashmina sobre el césped, tomé asiento y comencé a leer.

Voulez-vous coucher avec moi (ce soir)?
(No hablo francés entonces realmente cantaba así: Vule vú cuché avec mua, se sua?)
Veía a los turistas caminar a mi alrededor.
Concéntrate, lee, encuéntrate a ti misma. ¿Por qué te gustan los barbones? ¿Qué le viste de especial al último barbón? ¿Por qué quieres tener novio, esposo y formar una familia? ¿Por qué fregados estás soltera? ¿Por qué te importa?
Vule vú cuché avec mua, se sua? Vule vú cuché avec mua, se sua?
Sacudí la cabeza:Vamos, tienes una misión, encuéntrate, conócete. ¡Piensa! Encuentra las respuestas en este libro.

.

.

.

Vule vú cuché avec mua, se sua?
Vule vú cuché avec mua, se sua?

Dándome por vencida, dejé el Kindle a un lado, volteé hacia arriba y después de ver por unos segudos a la Torre Eiffel, respiré profundo y cerré los ojos:
Torre Eiffel: tú que has visto muchas cosas, sobrevivido a otras cuantas, pásame tu sabiduría, dime qué debo hacer, cómo conseguir paz y tranquilidad en mi corazón.

.

.

.

Vule vú cuché avec mua, se sua?
Vule vú cuché a-vec mua…
Vule vú cuché avec mua, se sua?
¡CHINGADA MADRE! ¡Aunque sea apréndete otra parte de la canción!

Logré callar mi mente. Esperé unos segundos y sí ¡lo logré! Emocionada, tomé de nuevo el libro y comencé a leer.

Hey sista! Soul sista! Na na-na-na naaaa… SISTA!
¡Ay! ¡Ya!

Resignada, tomé mi crepa y comencé a comer, disfrutando cada mordida, el aire que movía mi pelo, el ruido de los demas turistas y la sombra que me daba uno de los pies de la torre.

…Mañana, mañana me encuentro, por hoy disfruto este momento.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s