Liberal por una Noche

0

(Nos vamos a tomar un pequeño break (descanso) de mi historia de encontrarme a mí misma en Europa.¡Es mi blog y contaré la historia como a mí me plazca!)

Realmente no fui 100% honesta con ustedes: No fue solamente el fracaso de Hitch lo que me hizo tener ganas de irme a reflexionar al otro lado del charco. No. La historia va así:

Después de negarme rotundamente a ser una chica más sexual, a ser liberal, de negarme a considerar todos aquellos consejos de varias amigas, personas y demás que me decían que intentara hacer las cosas de manera diferente, decidí tener una sola noche con alguien. Y la oportunidad perfecta llegó en la fiesta de Halloween cuando llegó un chavo al grupo.
Él, decidí en el momento.

Platicamos toda la noche, me pichó algunas cervezas, se mantenía a mi alrededor, bailamos un rato y cantamos también. La fiesta empezaba a morir y nos invitó a su depa para el after.

-Bueno, nosotros ya nos vamos – dijo Mariana repentinamente justo entrando al depa.

Sentí mi corazón salirse de mi pecho.

-¡Voy al baño y pido un Uber! – grité mientras me encerraba en el baño.
Lo intenté varias veces, pero la aplicación de Uber no funciona.

Al salir el baño, él estaba limpiado.
Me quedé parada viéndolo. Él no volteaba a verme.

-Oye – le dije tímida – Mi aplicación no funciona, ¿me ayudas a pedir un Uber?

La espera fue incómoda. En el aire se sentía la frustración y confusión de no saber qué hacer ni lo que quería. Supongo mejor decidir que no antes de empezar, ¿no? Subí al Uber sin despedirme.

Llegué a mi casa triste y decepcionada de mí por pensar que sí podía ser así: liberal, atrevida, compartir mi cuerpo solamente porque sí, sin esperar algo a cambio o un compromiso por parte de la otra persona.

Estuve tan cerca de fallarme, de traicionarme, de dejar de ser quien soy por ¡un chavo! Que no conozco, por el que no siento nada y que tampoco tiene sentimientos por mí. ¿Qué pedo conmigo? ¿Qué estaba pensando? ¡Tengo problemas! Casi olvidaba quién soy, lo que creo, como manejo las cosas, todo por un chavo.

Estaba en shock. Estaba indignada, ¡conmigo misma! Soy de colegio católico. ¿Qué me pasa? Está bien que las cosas no han salido en mi vida amorosa como yo quisiera, pero ¿realmente quiero vivir esa vida? ¡No! O sea, ewww estar con alguien que ni al caso. Me pichó unas cervezas y nada más. Ese era su “compromiso”,¿eso valgo? Y no hablo sobre nadie más es solamente sobre mí, como yo decido manejar mi vida amorosa y sexual, yo decido que valgo más que un acostón de una noche, valgo más que un par de cervezas y estuve tan cerca de olvidarlo esta noche.

Necesitaba ayuda. Necesita tiempo y espacio. Necesitaba reflexionar, lejos: en un país hermoso, lleno de cultura y comida rica, en un hotel de 5 estrellas, de preferencia, y con Carolina Herrera y Louis Vuitton a mi lado. Necesitaba alejarme de Monterrey. Necesitaba alejarme de la idea de que podía ser solo un souvenir, un recuerdo. Sentía en mi boca el sabor amargo de la noche, pero de una cosa estaba segura: Me salvé de ser una “amiguita”, me salvé de ser una “más de la lista”.

2 thoughts on “Liberal por una Noche

  1. Pingback: Reflexiones en París | Leva Mimi

  2. Vales mucho más, desde luego. Todos tenemos momentos bajos. Tú te supiste reponer a tiempo. Eres importante y valiosa. Quien te quiera, que se lo trabaje duro. Besos

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s