50 veces más… ¡Ah! ¡No! Espera… ¿Es el mismo otra vez?

50-sombras-mas

Otro día más con la aplicación de Tinder. Sigo teniendo primeras citas. Ahora le di oportunidad a un hombre que había olvidado que ya conocía: Su nombre es Chuy, de 33 años.

 Todo comenzó realmente hace un año, pero pronto me di cuenta que Chuy no era para mí. Eliminé el match y también borré la aplicación. Y ese fue el fin de la historia de Chuy.
O eso creía.

Diciembre 2016.

Llegué como 7 minutos tarde a La Félix, la nueva sucursal en Nuevo Sur. Aunque era diciembre no hacía tanto frío, entonces decidí ponerme un vestido tapadito pero que dejaba ver lo suficiente mis piernas -cortitas, pero bonitas, (y además modesta, ¿quién lo iba a pensar?)- era el nivel perfecto para verme coqueta, pero no vulgar. Jamás vulgar.

Él ya estaba ahí. También iba de negro. Como si nos hubiéramos puesto de acuerdo. Lo primero que noté fue que su barba era más oscura y un poquito más delineada de lo que se veía en las fotos. Me gustó. Me gustan los hombres con barba; en su mayoría, creo que se ven más varoniles.

Tomó mi abrigo. Me ayudó con la silla. Hablamos de trabajo, de familia, de Tinder. Compartimos las malas experiencias con gente que habíamos conocido a través de la aplicación. Me reí mucho. Me divertí bastante. Entre tragos empezó a agarrar más confianza.

-Oye Mimi, aquí entre nos, como adultos ¿tú qué buscas en tinder?
-Ok – contesté mientras me acomodaba en la silla.
Era el momento de la verdad.
-Pues, busco nada en particular, pero no cualquier cosa.
Me vio con cara de what?
-Me explico: Bajé Tinder porque en este momento de mi vida, la rutina no me da muchas oportunidades de conocer chavos. Entonces busqué tinder. Sí, es una aplicación en la que el primer filtro es superficial. Lo físico. Me gustas, te gusto. Nos damos like. Platicamos y ya. Pero en algunas ocasiones a lo mejor se da una conversación padre, en otras una salida, veamos qué pasa. Te digo: busco nada en particular, pero tampoco cualquier cosa. No soy una chava casual.
Pum! Al grano.
Yippee ki-yay, motherfucker!

-¿Pero dirías que estás abierta a conocer?
Y ¡oh! Inocente Elva. ¡Oh! Inocente, inocente, ingenua, ilusa Elva.
-¡Sí! ¡Claro! – le dije súper emocionada (¿?) y bien segura de mí. -Tampoco es como que digo “no” sin saber bien qué onda, a veces está padre intentarlo.
Error. Error. Error.
-¿Te checan mucho tus papás?
-Pues, la verdad no. Sí me reporto. A mí no me molesta, no creo que sea un problema….
-Ok. Es que, al menos yo considero – Empezó a decir mientras se acariciaba la barba y mi corazón empezó a latir cual quinceañera frente uno de los backstreet boys (en mi época, ahorita no) -que muchas veces las chavitas cuando son muy cuidadas, muy “de casa”, no se animan a vivir. A experimentar. Y pues se pueden perder muchas cosas.
Y pues, siendo sincero… A mí me gustaría mucho una chava que le guste vivir cosas nuevas, experimentar, crecer, conocernos….- Y él seguía acariciándose la barba.

Y me perdí.
Él siguió hablando y yo solo le decía que sí. pero realmente no ponía atención.
Yo puedo conocer, experimentar. Iremos de viaje y tendremos un hijo, crecerá y tendrá tu barba. Será doctor, futbolero y apoyará a los Rayados y le gustará ir a ver los partidos con su abuelo. Será coqueto pero sumamente caballeroso con las chavas.

-¿Quieres que te explique más cómo funcionaría la sumisión?
– Aja….
Merlín estaba mal. ¡Y si es cierto que puedes conocer buenos chavos en Tinder! Mi mamá exagera. No todos buscan lo mismo. Sí puedo salir con gente de Tinder. Hay chavos que buscan chavas como yo y pues obvio hay chavas que buscan a chavos como Chuy. ¡Y qué padre! Idalia, Claudia y yo, todas tendremos maridos con barba. Súper varoniles. ¿Le gustará bailar? ¿Qué canción querrá bailar en su boda? Me gusta algo así tipo octubre. Sí, porque mi hermana se casó en abril y mi hermano en diciembre. Entonces yo en octubre. Sí. Nos casaremos y no tendremos hijos fuera del matrimonio porque…
-Ok…. Mira, como en todo, hay niveles. Hay uno que domina y el otro, pues el sumiso, el que obedece, pero todo es buscar el placer de los dos.
¿Quéeee?
-¡¿Cómo?! – grité y personas de la mesa de la lado voltearon.

Y de repente lo “reconocí”. Ya había platicado con Chuy de esto. De igual forma, me sacó el tema de la sumisión justo después de hablar de la relación que tengo con mis papás. Ahora en persona fue más difícil cortar la conversación en seco.

Empecé a considerar que realmente tenía un problema con las barbas. Luego me di cuenta de que el problema no fue que él se acariciara la barba, sino la jarra de sangría que me estaba tomando yo sola.

Alejé el vaso de bebida de mí y vi que a la jarra le quedaba poco menos de medio vaso más. Chuy siguió mi mirada y mientras él me explicaba la función de las palabras de seguridad, me sirvió lo que restaba de sangría.
¿Me tome todo eso….-volteé a ver mi celular-…en dos horas y media? Daaa foc???

Luego empecé a considerar que tal vez tenía un problema con la bebida.
-Sí, oye… -lo interrumpí en seco.
Nos quedamos viendo por un momento. Me sentí culpable: Por estar soñando despierta a causa de la sangría y su barba dejé que me malinterpretara y pensara que, realmente, tal vez tendría una oportunidad conmigo en vivir una experiencia “dominante”.
-Vengo en un momento.
Debió de haber captado. ¿Quién toma su abrigo para ir al baño?

Pero si fui al baño. Me encerré por un momento y respiré profundo. Después de oler bien todo me arrepentí de respirar profundo y salí mejor del restaurante.
Ewww!
En el fresco de la noche intenté imaginármelo.

No. De hecho no. En realidad no. Soy católica. Ni mi religión ni las monjitas del colegio me lo permiten.

Voltée a ver el restaurante. Al parecer Chuy seguía adentro. Busqué en mi bolsa y encontré el boleto del estacionamiento. Seguí mi camino.

Si quería, Chuy podía irse. Solamente tenía que decir la frase clave: La cuenta, por favor.

 

One thought on “50 veces más… ¡Ah! ¡No! Espera… ¿Es el mismo otra vez?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s