31

31

Me tomé tres meses de vacaciones. Esto lo hice principalmente para encontrar a mi musa (¿o debería decir “muso”? Me sentía estancada, que escribía sobre lo mismo y que, probablemente pronto los cansaría a todos.

Tres meses después

Sigo soltera. Sin pretendientes ni pretendidos. Bueno, esto último sí cambio. Dejé de estar obsesionada con un hombre que, después de detenerme por 5 minutos, noté que solamente habla de sí mismo, que me busca solamente cuando él obtendrá algo de provecho y que hace menos mis necesidades, mi vida, mis historias.. ¡Mi persona!

No, bueno… Salí corriendo.

Entonces digamos que mi vida ahorita está muy tranquila. Tal vez por eso también me tardé mucho en regresar. Pero hoy, hoy 9 de diciembre de 2016 cumplo 31 años. Y con este cumpleaños me tranquilizo, pero me pongo “manos a la obra” al mismo tiempo. Según Merlín, tendré un hijo a mis 32 años. Pues ahorita no veo hombre que parezca o tenga cara de padre de mis hijos.

Quiero ser novia, prometida, esposa y madre. De preferencia en ese orden. Peeero, si no se puede ¡Ni modo! Son tiempos modernos. A mis 31 años tengo la madurez y posición económica (¡juro!) para hacerme cargo de una criatura del señor. ¿Qué señor? ¡No sé!

Pero eso es lo que estoy por averiguar.

Acabo de bajar Tinder… De nuevo… Por como sexta ocasión en los últimos tres meses. Ahora no lo voy a borrar cada que me salga un conocido. No. No. ¿Qué tal si ese chavito de prepa que tanto me molestaba y que siempre traía el moco colgando como niño de kínder resulta ser el padre de mi hijo? Obviamente eso no lo iba a saber en prepa, ¿verdad? Pero ahorita puede que haya cambiado la cosa.

Comunidad bloguera, lectores, compañeros de trabajo, amigos y familia: Los invito a que me acompañen en esta aventura, en esta búsqueda del padre de mi “bastardo” (chiste local, favor de leer el post pasado).  Cada martes habrá una historia sobre un nuevo date… o segunda cita…si al bato le va bien…. Descubran conmigo qué sucede.

Chicos de Tinder, píquenle al corazón o denle hacia la derecha bajo su propio riesgo.

¡Ah! Y antes de despedirme: ¡Hoy cumplo años! Regálame tu suscripción a este blog, un like y share en tus redes sociales.

Ahora sí, ¡besos! ¡Bye!

Nos vemos el martes.

2 thoughts on “31

  1. Pingback: El regreso de la faja | Leva Mimi

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s