Esos Días

Esos Días

Sha la la, la la, la laaaaaa.
Desperté feliz un día. Emocionada por ir al trabajo, ver llena de adrenalina los pendientes “urgentes” que saldrían y comer con mis compañeras.
Llegué al trabajo, me senté en mi lugar y sentí como un puñal intentaba salir de mi vientre. Fue un dolor punzante.
Auch, auch, auch, auch, auch, auch, auch.


Me senté derechita, como si el movimiento me ayudara a acomodar el puñal que tenía clavado en mi vientre.
El ataque había pasado, por el momento. Frenéticamente, abrí una de esas aplicaciones que cuentan tus días.
“Fecha estimada del siguiente período: dd mmm aaaa”
Volteé a mi calendario: Hoy.
¡Noooooooooooooooooooooo!

Empecé a perder el control sobre mi cuerpo, mente y humor.
¿Eso es normal o les pasa a otras? ¿Es psicológico que en el momento en que sé que está “la visita” dejo de ser Mimi para convertirme en Mimizilla?

Quiero oreos. ¡No! Mejor unas donas. ¡No! Mejor unas… Mejor voy a la máquina.
Me paré incómoda.
-Voy a la máquina, ¿quieren algo? -les comenté a unas compañeras que me topé en el área del café.
-No vayas a la máquina -me dijo una de ellas.
Hate! Odio. Puro.
¿Qué me está diciendo? ¿Gorda? ¿Comelona?

!Mándame algo tuyo y Juro Que Lo Pongo AL FINAL DE LA FIIIILAAAAAAAA!
Sonreí forzadamente, ignoré  su comentario y mis pensamiento.
No soy yo. En este momento no soy yo.
Estaba sufriendo y requería cariño y amor, así que fui a comprarme unos chocoroles.
Los chocoroles me hicieron lo que el viento a Juárez. Nada. No me pusieron de buenas ni me ayudaron a dejar de sentir cólicos.
Cada cierto tiempo, justo cuando pensaba que lo peor ya había pasado, regresaba ese pequeño cuchillo que intentaba salir por mi vientre. Podría imaginármelo perfecto.

Sin poder aguantar más e ignorando el hecho de que hay un sinfín de hombres en mi lugar de trabajo, tomé mi cojincito de arroz y hierbas para calentarlo en el microondas y ponerlo sobre mi vientre.
Al diablo si alguien me veía. Estaba sufriendo.

-¿Qué es eso? -me preguntó un compañero cuando vio que metí el pequeño cojín en el microondas, envuelto en una toalla.

-Es para el dolor de espalda, me duele mucho.
-Qué asco. ¿Si sabes que ahí la gente pone comida?
No. Obviamente no. Jamás he calentado aquí mi comida o café. Por eso lo pongo envuelto, nada más por si acaso. ¡Ah! Y Esto me lo pongo encima de mi cuerpo sucio, justo en contacto con mi piel, no mi ropa.
No llevaba ni 10 segundos cuando paré en seco el microondas.
-Ok, va – Lo tomé molesta y mientras iba a mi lugar lo escuché decir.
-Mimi, es broma, es broma.

Pero no volteé a verlo.
Al sentir de nuevo un dolor punzante que comenzaba en mi vientre bajo y se extendía por mi espalda baja y muslos, mis ojos se llenaron de lágrimas.

Me sentí traicionada e incomprendida por mi compañero de trabajo que no tenía la menor idea de qué me estaba pasando.
Escuché pasos que se acercaban a mi lugar: Juro que si vienes ¡te doy con este montón de hojas!
Respiré profundo: No soy una persona agresiva, soy una mujer adulta y estoy en mi trabajo. Ando en mis días y por eso me siento sensible, surge sobre esto Mimi, tienes que superarlo. Sabes lo que te está pasando y puedes controlarlo.

No me importó: Fui a calentar, de nuevo, mi cojincito. Momentos desesperados requieren medidas desesperadas.
Regresó mi compañero. Había terminado su café.
Comenzó a hacerme bromas, claramente intentando hacerme reír.
Ja.Ja.Ja.
Mi risa era forzada.
Cuando vio lo que saqué del microondas.
-¿Siempre si lo calentaste? -me dijo, con “tonito”.
Respiré profundo.
Sentí mis ojos arder de ira y lágrimas acumuladas. Mi rostro me ardía, sentí que me hacía grande y mi cabeza estaba a punto de explotar:
¡¡¡¡CÓRTENLE LA CABEZA!!!!!, grité en mi mente a todo pulmón.

Tomé tranquilamente mi cojín y pasé a su lado de la forma más pasiva-agresiva que pude. Mientras camina hacia mi lugar me imaginé a esos guardias inexistentes llevándose lejos a mi compañero inocente y mal bromista

Día. Uno.

One thought on “Esos Días

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s