Impar

64a555f8-d4c6-46f4-b3ad-aa0103fa3597

Jueves:
-Vamos al cine a ver Deadpool -dijo mi hermano.
-Yo hoy no puedo, pero vayan ustedes.
No quiero ir. No me importa la película, yo los veo después.
-Nombre, no pasa nada. Mejor mañana. -contestó mi hermana.
Damn it!

Viernes:
-¿Entonces qué? ¿Hoy vamos a ver la de Deadpool? -preguntó de nuevo mi hermano.
-Sí -contestaron mi hermana y mi cuñado.
¡Aja! Ya todos pueden. Este es mi momento para escaparme.
-La verdad a mí no me interesa mucho ver la película esa y no tengo tanto dinero. Vayan ustedes. ¡Diviértanse!
(Favor de insertar aquí risa malvada).
-No importa Mimi. A mi tampoco me interesa esa película, la cosa es CONVIVIR.
Damn it! Usó la palabra mágica.

“Vamos Mimi, convive más”, “La familia es primero”, “¿Por qué te gusta tanto estar sola?”. Poco a poco empecé a recordar todas esas frases que me dicen cuando no quiero ir a algún lugar. Sin saber bien qué decir, me di por vencida.

-Ok. – fue lo único que contesté.

Llegué tarde al cine, principalmente porque me confié y pensé que no habría tráfico. Después por el típico problema de no encontrar estacionamiento y, finalmente, por no encontrar el cine en el centro comercial.

Cuando por fin entré al establecimiento, lo primero que vi fue a mi hermana y a mi cuñado; después noté que mi hermano platicaba con alguien.

-Mimi, ella es mi amiga Naty. -nos presentó mi hermano.

Todos nos pusimos a comprar los antojos: palomitas, refrescos, dulces, nachos.

Cuando por fin entramos a la sala. Me quedé parada un instante. Me tardé más de lo que quiero aceptar en salir de mi estado de shock: Los asientos estaba en pares. Una pequeña mesa separaba cada dos asientos.

Se sentaron primero mi hermano y Naty. Él llevaba mis palomitas. En los siguientes asientos mi hermana y mi cuñado y yo en el último, sin nadie a mi lado.
No dije nada, me reí realmente. Comencé a hacer bromas con mi hermana: “Tan lejos, tan cerca”, le decía.

De repente empezamos todos a acomodarnos bien. Yo, naturalmente, puse mi suéter y bolsa en el asiento vacío.
La cosa es que se vea que es adrede. Como si no te molestara ser la que sale sobrando. Soy una mujer fuerte e independiente y no pasa nada si estoy sentada SOLA como HONGO aquí. Mientras todos tienen con quien compartir palomitas….
¡Quiero mis palomitas!

-¿Oye Mimi, pon las cosas en el asiento no?- Me dijeron mientras mi hermana me iba pasando las bolsas, suéter y abrigos.
¡Yo no le dije a nadie! ¡No sabía que teníamos que traer a alguien! ¡Le pude haber dicho yo también a alguien!
Era acompañada por una pequeña montaña de cosas. Estaba junto al asiento de “las bolsas”.
Empezaron los cortos . Todos reían y se volteaban a ver en las escenas chistosas y comentaban los trailers que les gustaba o no.
Yo intentaba poner atención, pero no alcanzaba a oír mucho. No me enteraba de nada. Y mi hermano tenía mis palomitas.

Me empezó a dar frío. Sin preguntar, empecé a agarrar los abrigos y los usaba como colchitas. Si iba a estar sola, le sacaría el mayor provecho.
Ingesú.

Fin.

 

 

3 thoughts on “Impar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s