El Bebé, el Anillo y la Cana

La bebe, el anillo y la cana

Fue en la víspera de año nuevo. Todo comenzó normal: Estaba lista con mis tres calzones puestos: Los rojos para el amor; los amarillos para el dinero; y los morados para viajar.  También tenía la maleta a la mano, para “arrematar” eso de “viajar en 2016”; el dinero que tiraría hacia adentro de la casa, para que “llegue dinero”; el sillón que subiría para el crecimiento personal y profesional; mis pulmones y garganta lista para gritar, y ahuyentar las malas vibras; y las 12 uvas que comería, junto con la lista de mis deseos.

Este año será mi año, pensaba alegremente.
Ingenua yo.

Tengo dos primas, las dos son mayores que yo por tres meses. Desde pequeñas somos muy unidas. No hay una foto de cumpleaños o carne asada donde no salgamos aplastadas. Compartimos cuna, leche, pañales -probablemente- y nos llegamos a pelear por quién sería la sirenita en ese día de juego, quien se quedaba con cuál Backstreet Boy, y más que nada, por quién vio a Leonardo Dicaprio primero.

Por un momento pensé en ellas. Tal vez era la esperaba a las 12 campanadas, el abrazo, la adrenalina que invade el cuerpo cuando todos empiezan a gritar “¡Feliz año nuevo!” que me hizo abrir Facebook y empezar a ver… No más pa’ ver qué veía.

Lorena Sabinas ha etiquetado a Leonel Paredes en una foto.
“Feliz 2016. Pronto seremos tres.”

Mi prima está embarazada, Pensé llena de emoción y de repente empecé a recordar nuestra niñas.
Wow, ¿en qué momento crecimos?
Lorena está embarazada
.
Y tú sigues soltera…
¡No! ¡No! ¡No te compares! Diferentes vidas, diferentes etapas

El sentimiento y la emoción crecían.  Volví a Facebook.

Bernando Juárez etiquetó a María Gutiérrez en una foto.
“Engagement drinks. 2016.”

¿Qué? ¿Cómo? ¿Mary?
Dale zoom, Leva. Dale zoom.
Frenéticamente le di zoom a la foto en la que etiquetaban a mi prima. En su mano izquierda brillaba un hermoso anillo.
¡Mary se casa!
A la madre… Mi prima se casa… ¡Qué emoción! ¿Cuándo es? ¿Cómo fue?
Whatsapp… Whatsapp.
¡Mary se casa!, grité a todo pulmón para que mi familia escuchara las buenas nuevas.
¿Y tú mi reina? ¿Pa’ cuándo? ¿Cuándo más vas a esperar a que este chavo se decida a invitarte a salir?

No pienses en eso, Leva. Estás en una etapa diferente.

Realmente sí me siento feliz por ellas. Una por ser mamá, la otra por compartir el resto de su vida con el hombre que ama.
(Nota de autor: Ingaaaas, que cursiiiii soy! Jajajaja)

Empezaron las campanadas. Frenética, aventé el celular al sillón y comencé a comer una a una las uvas y sin saber qué pedir, empecé a desear lo primero que se me veía a la mente.
¡Geli anio noovo!, grité atragantada de tanta uva.

Comencé a abrazar a mi familia. Mientras escuchaba sus buenos deseos, yo pensaba en la situación: Lorena madre; Mary esposa.
¿En qué momento crecimos?

¿Y por qué siempre es un shock cuando es la gente más cercana a ti que da el paso? Tengo otras amigas que son mamás y esposas… No fue tanto shock.. Bueno Idalia sí…

-¡Leva!, escuché a mi hermana gritar, sacándome de mis pensamientos -Ven -me dijo alejándome del resto de la gente.
-¿Qué fue? -le pregunté intrigada.
-¿Qué traes ahí? -me dijo inclinándome la cabeza.
-¿Qué cosa? ¿Dónde? -empecé a entrar en pánico sin alcanzar a ver qué hacía y qué buscaba en mi cabeza.
-¿Traigo producto para el cabello visible?
-¡Esto! -me dijo mientras me arrancaba un pelo.
Levantando la mirada vi lo que sostenía entre sus dedos: un cabello blanco.
Lo tomé, era blanco y brillante, y un poco más grueso que el resto de mi cabello.
No había duda: una cana. Mi primera cana.
Por alguna razón me dio mucho sentimiento. Mi hermana me abrazó y se me escapó una lagrimita.

-¡Feliz año nuevo! Que aprendamos a leer las señales, las cosas que nos pasaban que van guiando nuestros pasos y lo que debemos hacer -Dijo emocionada mi tía.

Aprender a leer las señales: Lorena embarazada, Mary casada… Yo con mi primera cana. ¿Qué intenta decirme el destino?

-¡Ja! ¡Leva ya está dio el viejazo! -gritó mi primito, sacándome de mis pensamientos.
-No pasa nada m’hija -comenzó a decirme otra tía -Pronto llega el bueno, vas a ver que sí.
-Y en dado caso de que no, solterita también te ves muy bonita -comentó otra de mis tías.

Lorena embarazada. Mary por casarse. Yo y mi primera cana.

No sé por qué, pero sentí que esta señal no era nada buena.

2 thoughts on “El Bebé, el Anillo y la Cana

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s