30

30

¡Feliz cumpleaños a mí! Asi es, mañana miércoles 9 de diciembre cumplo 30 años. Yeap.

Este post más que ser una historia, lo considero más personal. Creo que es entre confesión, platica, no lo sé.

La cosa es que les quiero contar que estoy muy emocionada, a pesar de que desde hace tiempo ya soy una mujer adulta, con los 30 se siente diferente, ¿no lo creen? Son LOS TREINTA. O sea, siento que ya estoy en “el momento” en que todo va a comenzar a acomodarse, que el “Elva te ves más centrada” ya no es un “no manches, me veo seria hoy” sino un “todos los días” (modestia aparte).

¡No lo sé! Por un lado estoy sumamente emocionada, siento que con esta nueva década llegarán cosas buenas. Si Dios así lo quiere. Es el inicio de algo, lo siento, lo presiento.

Un poquito de realidad

El año pasado, a mis 29, por alguna razón entré en depresión: no tenía trabajo, el chavo que me gustaba no me pelaba, me seguía peleando intensamente con mi hermano mayor, sentía que no tenía ciertas libertades para una persona de mi edad, no tenía mi novela…. Me sentía más frustrada que nada. Presionada, deprimente, etc., etc., etc.

Admito que muchas cosas no han cambiado: No he bajado los 10 kilos que quería, aún no termino el borrador de mi novela y el chavo que me gusta sigue sin pelarme.

Maldito bitch!

En el Amor

Creo que la diferencia más grande fue que, a mis 29, aunque yo había “aceptado” que muchas cosas que quería para esa edad no sucedieron ni sucederían (no en cuestión de meses), a mis 30 he dicho “ME VALE MADRE”.

A mi edad y según mis planes yo debería de estar casada con una hermoso niño de 2 años y una pequeñita de unos cuantos meses.

A mi edad mi mamá me tenía no solo a mí, sino a un pequeño de 3 años, una de 4 y varios años de casada.

(Sin presiones Elva).

¡A la fregada! ¿Tal vez me toque ser la tía borracha? Tal vez. ¿Quién sabe? Solo Dios, supongo.

La cosa es que, el sueño permanece, sigo queriendo –lo admito– esa relación estable: salir del trabajo a arreglarme para salir o llegar a su casa y hacerle de cenar taquitos de huevito con frijoles (si, soy rara) y cosas así.

Pero solo Dios sabe si tendré la oportunidad de hacer eso.

Bienvenida a los 30

Entre mi emoción confieso que hay un poco de miedo, ¿o será tal vez solo ese nervio padre? ¿Cómo el que te da cuando vas a hacer algo que sabes será bueno y, por ende, te emocionas? Bueno, entre que si si son peras o manzanas me lancé a gastar un buen de mi presupuesto en lo siguiente:

Facial antienvejecimiento

Crema contra las varices

Cita con la nutrióloga (aceptémoslo, mi metabolismo no será como antes)

Cremas antiarrugas

Cremas reafirmantes (las nenas deben mantenerse en su lugar)

Fajas (por si acaso).

Y en lo demás, la verdad he decido disfrutar el momento, lo que sea que venga, haré caso al dicho “Los Tiempos de Dios Son Perfectos” y al de “Cree que Estás en El Momento en que Él Quiere”. Tonx…

 

Whatever!

¡Feliz cumpleaños a mí!

13 thoughts on “30

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s