¿Embarazada?

Embarazada

Puntitos blancos. Puntitos blancos a mi alrededor.
La cabeza empezaba a hacerse muy pesada para mi cuello y comenzaba a medio tambalearse.
Respira profundo Leva. Respira profundo, pensé.
Pensamientos felices. Pensamientos felices. No pasa nada. No vomitarás. No vomitarás. No vomitarás, empecé a decirme como mandamiento.

Comencé a ver a mí alrededor, de seguro me haría bien distraerme. Pensé que había dado con la solución, hasta que sentí como asquerosamente mi garganta se preparaba para aventar un vómito proyectil estilo “El Exorcista”.
Asco. Total.

Teníamos que ir a Costco durante el buen .

Volteé a ver a mi mamá, papá y mi hermano que discutían la compra, tamaño, colores y lugar en que pondrían una chimenea.

No seré dramática. No seré dramática. Solamente busca un asiento Leva. Busca donde sentarte sin estorbar y esto se te pasará en un momento.

Sin avisar, caminé hasta el área de comidas. Asientos muchos esperaban con ansía que mi traserito pequeño y casi inexistente se sentará en ellos, uno sería el ganador.
Cada paso que daba era desgastar la energía que no tenía. Al borde de devolver lo que tenía en mi estómago (nada), me senté desesperadamente en un sillón de jardín que estaba puesto para demostración.

El letrero “Favor de NO Sentarse” me valió madre. Punto.

–¿M’hijita estás bien? –escuché que preguntó una señora tiernamente. No pude contestarle.
De repente sentí como alguien tomaba mi mano izquierda, mientras que yo con la derecha me tapaba los ojos.
–Juan ve por ayuda –mandó la señora –No te preocupes, ahorita viene a atenderte –me reaseguró la señora.
–Señora, ¿está bien? –escuché que una voz masculina me preguntaba, segura de que era un empleado de Costco.
¡¿Señora?!
–¿Cómo podemos ayudarle?
Una coca cola, aire fresco, mi familia, un bote de basura, era todo lo que quería decir pero que sabía que si lo intentaba hacer solamente vomitaría.
–¿Señora? ¿Vino con su esposo? ¿Podemos llamar por el altavoz a su esposo señora? ¿Puede hablar? ¿Puede decirme su nombre?
¿Esposo? ¡Llámalo! A ver si así llega  a mi vida por fin.
–Felipe monitorea si no hay avisos de un señor buscando a su esposa o preguntando por ella –escuché que el hombre daba instrucciones.
¡No! ¡No es necesario buscar! ¡No van a encontrar a nadie!
–Ay no, es que la entiendo. A mí me pasaba esto durante el embarazo sobre todo con el primer bebé.
¿Embarazo? ¡Esto es producto de salir sin comer no de una noche de locura y pasión!

–¿Está embaraza señora? ¿Puede hablar? ¿Quiere recostarse? ¡Alguien traiga alcohol y algo dulce! ¡Seguro se le bajó la presión!
Tirar suéter, tan pronto llegue a la casa. Tirar suéter maldito del mal.
–¿Señora? ¿Sabe en qué área se encontraba su esposo? ¿Podemos mandar a buscarlo? ¿Puede llamarlo?
¡Qué no tengo un esposo! Pero gracias por recordármelo.
Sentí como empezaban a mojar mi frente con un paño húmedo, mientras  ayudaba a recostar la cabeza en el sillón.
–A veces ayuda que suban las piernas también –escuché decir a la señora decir mientras me con ternura tocaba mi vientre.
Esa solamente es mi panza y ya.
De repente pude verlo todo desde fuera: Yo rodeada de gente, con los ojos cerrados, pálida y con una señora subiendo mis piernas para que la sangre me regresara a la cabeza.
Ahí quedó mi intento de “no drama”.
–¿Tienen servicio de ambulancia? ¿Será necesario llamar a una? Es que no abre los ojos.
¡No! ¡Qué oso! ¡No pueden atender a una mujer embarazada si no hay embarazo alguno!

Pronto trajeron un refresco y la señora se sentó conmigo a hacerme compañía. Poco a poco comencé a sentarme más derechita y a recuperar un poco de color, buscaba con la mirada a mi familia.
–¿Te pasa seguido? –me preguntó la señora de repente.
–Sí –le dije honestamente.
–¿Tienes mucho tiempo? –me preguntó.
–No –le contesté, pensando que se refería a sentirme mal.
–Es que así puede ser el principio, sobre todo si es el primero. Aunque hay muchachitas a las que les dura todo el embarazado.
¿Cómoooo?
Ojos de plato. ‘La madre. ¿Qué hice?
De repente era Leva, de casi 30 años, con un esposo y un hijo en camino. Tenía dos opciones: Con toda la pena del mundo decirle que mi panza era solo eso, una panza y no parte del proceso de creación de vida ooooo vivir la mentira y, por un momento, ser esposa de nadie y madre de nadie. Pero ser esposa y madre después de todo.
Sí, realmente lo estaba considerando. ¿Me culpan? Dude, 30 años y nada. ¡A mi edad mi mamá y en este mes, mi mamá estaba por tenerme! (Soy la menor).

–¿Vienes a ver cosas para bebé?
¿Venden cunas en Costco?
Estaba por contestarle y consideré realmente vivir la mentira. Después de todo, a mis casi 30 años y sin prospectos, tal vez el ser una esposa y madre feliz simplemente no pasaría para mí. (Ok, dejaré de ver Downton Abbey, tan pronto se terminé la temporada 6*).
Reacciona Leva. Sé honesta.
–No, una chimenea que quiere mi mamá.
La señora comenzó a hacerme preguntas: ¿Cuánto tiempo llevas casada? ¿Sería niño o niña? ¿Ya deberían de haber encontrado a tu esposo? ¿Deberíamos llamarlo? Y aunque me sentía ya bien, ella insistía en que no me moviera de mi lugar hasta que él –mi esposo– llegara.
Ay señora, ¿cómo le explico que si me quedo aquí esperando a mi esposo me quedaré a vivir en Costco?

Entre una pregunta y otra, admito que disfruté el que una perfecta desconocida me contará sobre sus embarazos y me aconsejara sobre lo que –no estoy segura– llegará algún día a mi vida.
Pronto vi que mi hermano caminaba animadamente hacía mí.
La madre. Levántate antes de que crea que es tu esposo.
–Bueno, ya llegaron por mí –le dije mientras me paraba y sin realmente esperar su respuesta –Muchas gracias por todo.
–De nada, m’hija y buena suerte –me dijo mientras se despedía y tocaba tiernamente mi vientre.
Esa es mi lonja, pero gracias.
Le sonreí incómodamente y caminé hacía mi hermano.
–¿Qué pasó? – me preguntó mi hermano extrañado.
–¡Nada! –le contesté nerviosa –Oye, entonces qué onda. ¿Nos metemos a Crossfit o qué?

Fin.

*La temporada 6 es la última de la serie L

 

 

2 thoughts on “¿Embarazada?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s