El perro conquistador

El perro conquistador y las dos señoritas

Pasaron los días, estaba aburrida y decidí darle una oportunidad nueva a Tinder. Y aunque pensé que todo iba “bien”, poco me imaginaba que mi conquistador intentaría hacer de las suyas con una de mis amigas.
¿Alguien dijo “coqueto compulsivo”?

Todo comenzó un día en que “Oh! Happy Day!” hice match con un chavo mayor que yo, guapo, trabajador, soltero, y que parecía ser “normal”.
Del chat de Tinder dimos el siguiente paso: WhatsApp, y después, Facebook.
“Hola guapa”, “¿Cómo va tu día?, “¿Qué haciendo?” eran algunas de sus frases. El chico, Pablo, cumplía con su tarea, haciendo acto de presencia diariamente.
Me sentía bien, a gusto. A tal grado que sin conocerlo mucho, ansiaba esa “salida” de la que tanto hablábamos, pero que jamás logramos concretar.
¿Qué raro? ¿Por qué será?
Entonces un día, Valentina, amiga del trabajo, me mandó un inbox (mensaje privado por Facebook):
-¿Mimi? Qué onda amiga. Oye, ¿conoces a Pablo?
Una pregunta inocente, ¿verdad?
Not! 

Aquí los hechos reales:
(Espero no confundir mientras paso el chisme completo)

Conversación 1: Valentina-Mimi
–¿Qué onda Valentina? Sí, es un chavo que conocí por Tinder. ¿Y tú?
–Ahh, ok. ¿Entonces estás saliendo con él?
–Solamente platicamos, pero andamos en eso… ¿Por?
–Es que, dude! Me agregó a Facebook, me está sacando plática. De que me pone “Hola Valentina, ¿cómo va tu día? Disculpa mi franqueza, pero eres una mujer muy atractiva.”
Wooo!
Flojera. TOTAL. Instantáneamente. Dude! ¿Yo y mi amiga? ¿Neta?
–Ahhh ok. No pues… No es mi nada amiga, si te gusta… ¡Adelante!
–Amiga, no le he contestado, pero ya le sale como visto el mensajito. ¿Qué hago?
–Dude! Como gustes, neta. No es mí nada… Si te gusta, si te llama la atención: Go ahead!  le dije.

En eso vibró mi celular por una notificación.

Conversación 2: Pablo-Mimi
–¡Hola guapa! ¿Cómo estás?
¡Ash! ¿Qué quieres?
Con sospecha y de mala gana le contesté “Nada, no más aquí. Platicando con Valentina una amiga, ¿y tú?”

En eso, Valentina y yo decidimos ver qué onda con el chavo. Qué nos decía a cada una antes de hacer conclusiones sobre el tipo de hombre con el que conversábamos en el momento.  Claramente él no podía ser tan ingenuo como para pensar que no nos daríamos cuenta, y que Valentina, al tenerme a mí como única amiga en común con él en Facebook, me preguntaría sobre él.
Pero al parecer, Pablo nunca pensó en eso.
¿Alguien dijo “sentido común”?

 De regreso a la conversación 2: Pablo-Mimi
–¿Y qué onda? ¿Cómo te fue hoy?
Llena de adrenalina por el plan en marcha de ver qué era lo que quería Pablo, de  “ponerlo en evidencia” junto con Valentina, le contesté coquetamente: “Bien, medio cansadita, pero feliz de estar hablando contigo, ¿y a ti cómo te fue?”

Conversación 3: Valentina-Pablo
–¡Hola guapa! ¿Qué onda?
–Eit, qué onda. ¿Cómo estás? ¿Quién eres?
–Soy Pablo. Te vi por el Facebook de Mimi… Y decidí saludarte porque estás muy guapa, ¿puedo agregarte?

Conversación 1: Valentina-Mimi
–¡Wey! ¿Qué si lo dejo que me agregué? ¿Qué hago?
–Pues… ¡No sé! Si quieres acéptalo y si te cae gordo lo eliminas y ya.
–¡Va!
–¿En qué van ustedes? –me preguntó.
–Le estoy respondiendo “coquetamente” jajaja, ¡juro!, ¿tú?
–Pues apenas viendo el “¿quién eres? “

Conversación 2: Pablo-Mimi
–Qué bueno preciosa. Me encanta platicar contigo. ¿Qué planes tienes este fin?
Ya sin poderme aguantar y pensando que tal vez estaba por hacer algo “malo” por una situación qué tenía una explicación simple, le pregunté directamente: “¿Oye, conoces a mi amiga Valentina?”
Digo, lo normal era darle el beneficio de la duda, ¿no?

Conversación 1: Valentina-Mimi
–Dude! Le acabo de preguntar por ti. A ver qué me dice –le conté a mi amiga.
–Va –me dijo.

Conversación 2: Pablo-Mimi
–Nombre, preciosa, para nada. Es que la vi en tu Facebook y se parece a una chava que conocí en la prepa y pensé que era ella, pero no es. No te preocupes hermosa.
¿Preocuparme de qué? ¡Creído!
-Ahh, ok.
¡Juras!

Conversación 1: Valentina-Mimi
–Wey, que según él pensó que eras una amiga de la secundaria.
–Sí, porque cuando crees que es alguien conocido le dices que “estás muy guapa”… ¡Qué mentiroso! –me dijo.
–¡Ya sé! Digo, lo normal es un “oye, qué onda soy Pablo de bla bla bla, ¿eres Valentina de bla bla bla?”, eso dices cuando crees conocer a alguien… ¡Qué menso! O sea, si va a mentir ¡mínimo que le eche ganas! –le dije un poco indignada.
–¿Qué hacemos?
–Pues, ¿lo dejamos en evidencia?
–Va –me dice Valentina.

Conversación 3: Valentina-Pablo
–Sí quieres agregarme, adelante. Oye, ¿cómo conoces a Mimi?
–Guapa, la conocí por Tinder. ¿Te molesta?
–¡Nombre para nada!

Conversación 2: Pablo-Mimi
–¿Y qué onda preciosa? ¿Te has acordado de mi hoy?
–¡ Ayy! Claro que sí. Obvio. 😀 ¿Y yo? ¿Crucé por tu mente?
–Todo el día preciosa. ¿Cuándo nos vemos?
–Pues… –le dije sin saber realmente qué contestarle.
Nunca. Nos veremos nunca. 
–Me encantaría ir contigo a cenar, al cine, lo que gustes y mandes. La cosa es pasar tiempo juntos y que me permitas el placer de conocerte mejor.

Conversación 3: Pablo-Valentina
–Perfecto preciosa. ¿Cuándo te conoceré?
–Hijole. Es que me sorprende esto –le contestó Valentina intentando hacer tiempo.
–Me encantaría ir contigo a cenar, al cine, lo que gustes y mandes. La cosa es pasar tiempo juntos y que me permitas el placer de conocerte mejor.

Conversación 1: Valentina-Mimi
Nos mandamos screenshoot de nuestras conversaciones con el susodicho.
Silencio absoluto mientras las dos veíamos el último mensaje de Pablo.
Era lo mismo.
EXACTAMENTE LO MISMO.
Es decir, copy/paste. Digo, que al cabo que no ponía nuestros nombres, ¿no? Entonces, ¿cuál era el problema?
Momento de acción: “¿Y si le proponemos lo mismo? ¿Tal cuál?”, sugirió Valentina.
“¡Obvio!”, fue mi respuesta.

Conversación 2: Pablo-Mimi
–¿Sí? Awww, me haces el día, ¡guapo!
–:D
–¿Qué te parece si vamos a visitar Nuevo Sur? ¿Podemos ir al cine a ver la de “Cercana Obsesión” y luego podemos cenar en el Red Lobster…
… A Valentina y a mí nos gusta ese restaurante y queremos ver esa movie, podemos ir los tres, ¿qué te parece?

Conversación 3: Pablo-Valentina
–Wow, me encanta lo directo que eres. Pocos hombres son así…
–:D

Conversación 1: Valentina-Mimi
–¡Wey! Pásame lo que le pongas –me dijo Valentina apurada.
Rápidamente le puse mi respuesta en la conversación.

Conversación 3: Pablo-Valentina
–¿Qué te parece si vamos a visitar Nuevo Sur? ¿Podemos ir al cine a ver la de “Cercana Obsesión” y luego podemos cenar en el Red Lobster… –le dijo ella.
…A Mimi y a mí nos agrada ese plan cerró con “broche de oro”.

Con Valentina:
Mensaje visto.
Mensaje ignorado.
“Este usuario no está disponible”. Es decir, la borró y bloqueó del Facebook.

Conmigo, Mimi:
Palomitas azules.
De repente ya no veía su fotografía, es decir, borró mi número de celular.

 Éeee-xito.                 

La verdad es que no me molestó en ningún momento que Pablo estuviera conociendo a más chavas. ¡No éramos nada y estaba en todo su derecho! Hasta yo conocí a más chavos mientras estuve platicando con él. Pero una cosa es eso: seguir abierto y conociendo, y otra cosa muy diferente es estar en ámbitos de conquista entre dos amigas.

Ese fue el problema. Creo que tanto para Valentina como para mí. Y eso fue lo que ocasionó que Pablo se quedara como el “perro de las dos tortas”.

 Ahora, quiero saber, ¿qué opinan? ¿Es normal que un chavo decida intentar ligar a dos amigas? ¿Usando las mismas líneas? ¿Realmente creen que se pueden salir con la suya? Y sobre todo, ¿qué en ningún momento las amigas sacarán al tipo como tema de conversación? ¿Qué no se darán cuenta?
¿Exageramos Valentina y yo? ¿O realmente si se merecía esa respuesta de nosotras? Admito que por un momento pensé que nos habíamos pasado de malvadas. Que tal vez lo único que debimos haber hecho fue ignorarlo, borrarlo y así. Dejarlo por la paz. Pero después de volver a ver que estaba conversando con las dos al mismo tiempo, usando las mismas líneas… Creo que él, en ese caso en particular, lo pidió a gritos.

Como sea, la conclusión de esta historia es más bien como una moraleja para el sexo opuesto:

Hombres: Las mujeres hablan.

Y para mí:

 Neta, ahora sí que No. Más. Tinder.

6 thoughts on “El perro conquistador

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s