Mi 2014

Mi 2014

Seré muy honesta –suelo serlo en mis entradas reflexivas–, para mí Año Nuevo casi siempre ha sido una mezcla agridulce de pensamientos deprimentes sobre lo no logrado y las malas experiencias vividas, y la esperanza y nuevas aventuras que traerá el siguiente año. Poco me detuve en el proceso de vivir el 2014 para considerar lo mucho que las cosas estaban cambiando para mí.

El fin del 2013 fue muy triste: acababa de perder mi trabajo (De desempleada a emprendedora, ¿por qué no?), la maestría y… ¡vaya! Comencé el 2014 deprimida. Terminó un año en el que deseaba escribir, pero no lo hice y en el que tampoco logré otras metas que me había puesto.

La verdad es que me sentía una verdadera fracasada. Me deprimía cada que hablaba con mis amistades y familiares sobre sus estudios o carga de trabajo. Me sentía menos porque yo no tenía esos problemas.

A inicios del 2014, Silvia –amiga de la maestría y personaje en muchas de mis historias–compartió una publicación del blog de una de sus amistades.

Ahora, debo ser honesta: he tenido y he visitado blogs anteriormente. Pero ese día, en ese momento algo pasó. Sin tener trabajo y con un presupuesto muy limitado me dejé llevar por el impulso, decidí comprar el dominio y tener la página elvagonzalezcastillo.com, es decir, este blog.

Tomé acción en mi carrera como escritora y eso me gustó. Ya tenía el medio para publicar, solamente me faltaba hacer una cosa: escribir.

La escritora empieza sacando la basura

Entonces empecé a visitar mi blog –aún sin entradas– y poco a poco comencé a pulirlo: Entre envíos de currículums y entrevistas profesionales, hice las primeras páginas con información en mi blog preparándome para un visitante. ¿Quién? Aún no lo sabía, pero yo quería estar lista.

El año avanzó y yo seguía enviando currículums y asistiendo a entrevistas pero seguía sin suerte. Entraba a mi blog y veía una invitación: Escribe tu primer post. Y nada. No hacía nada porque no tenía nada bueno que compartir.

Me sentaba frente a la computadora con un conflicto constante: ¿Qué tengo para compartir? ¿A quién le interesaría?

Un día mi hermana  me dijo: “Empieza a sacar la basura. Saca todo lo malo, todo lo que no te gusta y vas a ver que pronto vas a tener espacio para lo bueno, para notarlo, para saber de qué quieres escribir y qué quieres compartir”. Entonces sintiéndome muy insegura empecé a escribir sobre mi desempleo.

El tema no es importante, lo relevante aquí es que empecé a escribir.

¿Por qué fue que en el 2014 realmente comencé a hacer lo que tanto quería? Ya había tenido otras oportunidades –lamentablemente– durante otros desempleos, pero cada que decía “ahora sí” terminaba por conseguir un trabajo, ¿por qué ahora no? ¿Por qué el 2014 fue diferente?

Tal vez es cierto lo que dicen: Los tiempos de Dios son perfectos.

Luego algo muy padre pasó: Noté que tenía lectores y empecé a preocuparme por publicar historias que de cierta forma sirviera: si había alguien pasando por la etapa del desempleo, quería que supiera que no estaba solo; si una chava no sabía qué hacer con el chavo que le gusta y se pasaba por un sinfín de momentos de vergüenza con él al estilo “trágame tierra”, yo quería compartirle mis momentos vergonzosos.

Y entonces otra cosa también muy padre pasó: empecé a notar que había quienes compartían lo que yo escribía… Sea 1, 10 o 70, me emociono cada que veo el número de veces que mis entradas han sido compartidas (por eso, también ¡gracias!).

Hola, soy Elva y tengo un blog

Vi mi vida normal y común llena de experiencias que –al redactarlas de forma divertida– tal vez podrían ser interesantes para leer, que a lo mejor, probablemente mis historias podrían entretener a alguien.

Entonces comencé a publicar cada martes (simplemente porque lo consideré el día más equis de la semana y quería probar suerte si con mis historias podría hacerlo aunque sea un poquitito más entretenido) y empecé a separar mis experiencias en dos categorías: pa’l blog o privadas (lo que no comparto).

De repente me veía más animada. Yo solita me daba cuenta que estaba contenta. Mis palabras llegaban a alguien, no sabía bien a quién, pero tuve la suerte de que alguien más allá de mi círculo de familia y amigos me leyera, entonces empecé a querer estar más preparada: me inscribí a talleres que me darían herramientas para escribir, hice amistades con personas con las mismas aspiraciones que yo, y sobre todo, hablaba con gusto de mi sueño y de lo que hago; emocionada decía –y digo–: Yo escribo, de hecho tengo un blog.

Así, el año que inició con un tono sombrío y deprimente, con una Elva triste por haber perdido la beca, por no poder continuar con su maestría, por no tener trabajo, terminó siendo un año en el que empecé a escribir. En el que de hecho, lo hice un hábito.

Siendo muy honesta, estoy muy contenta de tener lectores, de saber que mis palabras llegan a alguien. Sé que hay otros blogs y bloggers más importantes, mucho más profesionales, con más seguidores y lectores, pero estoy emocionada y muy contenta con este blog. De que cada martes publico algo nuevo. Me hace feliz saber que el buscar qué compartir y cómo hacerlo y sobre todo el ver la forma de entretener a quien se anime a leerme –de nuevo, ¡gracias! (= – se hayan convertido en prioridades en mi vida.

Es increíble cómo tanto puede cambiar en un año. Empecé como una chava triste por las circunstancias en la que me encontraba y terminé siendo una chava muy feliz por la bendición que ha recibido. Porque aproveché la oportunidad que se me ha dado y comencé a escribir, porque sé que tengo aún mucho por aprender y mejorar, pero sigo recibiendo las críticas –buenas y malas– con los brazos abiertos, porque sigo aprendiendo y sobre todo, porque sigo escribiendo.

Gracias a ti, lector, tengo planes para el 2015 para este blog y mi futuro como escritora. Porque por fin me siento lista para entregar más allá que algunos posts basados en anécdotas (primavera 2015).

Y es que recuerdo que al principio justo cuando perdí la beca me preguntaba mucho: ¿Por qué no me tocó esa bendición a mí como a María Andrea, Carolina, Mariel?

Me entristecía porque no veía la respuesta. Hoy, me doy cuenta –muy dramáticamente– que era por esto. Exactamente por lo que estoy haciendo en este momento: Escribir, compartir, intentar entretener, intentar acerca a la gente a la lectura.

Porque la bendición que me tocó a mí fue esta.

Gracias, quien quiera que seas: desconocido, amigo o familiar. Sea la primera vez que me lees o no. ¡Gracias!, porque me motivas a seguir adelante y entregarte más como escritora.

Así, lo que empezó siendo un post reflexivo sobre mi vida en el 2014, terminó siendo un agradecimiento por tus visitas a este espacio chiquitito, que es mío y que me gusta –y quiero– compartir contigo.

¡Feliz año nuevo 2015! Que todos tus sueños y deseos se hagan realidad. Abrazo de oso,

Elva González Castillo.

Escritora. Blogger.

6 thoughts on “Mi 2014

  1. Amiga! Muchas felicidades, no cada semana te leo pero cuando lo hago me da mucho gusto ver tu crecimiento. Estoy segura que vas a seguir avanzando en tu vida y sabes que te quiero mucho y te mandó muchas bendiciones 🙂

    Liked by 1 person

  2. Sese, es interesante tu forma de escribir, primero qe nada te felicito. Y te pido que empieces a escribir alguna historia que venga a tu imaginación y peligro y al rato tengamos otra película parecida al Harry Potter. Te mando un abrazo

    Liked by 1 person

  3. Muchas felicidades Elva! He leído varios posts y me he divertido mucho! Te deseo mucho éxito y que padre que cada situación difícil que te ha tocado vivir, te acercara un poquito más a este momento… disfrútalo mucho!

    Liked by 1 person

  4. Me dá gusto que pienses que “Los tiempos de DIOS son perfectos” , pero más gusto me dá TU CRECIMIENTO PROFESIONAL!!!

    Felicidades y que vengan más BENDICIONES😍😍
    Bienvenido 2015!!!!!
    Te quiero, PRIMITA

    Liked by 1 person

  5. Pingback: Mi 2015 | Elva González Castillo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s