Historias del desempleo: La etapa de los rituales

La etapa de los rituales

Creo que en el desempleo uno pasa por varias etapas, casi todas son de estados de ánimo, pero yo a mis ocho meses de desempleada llegué al punto en que hice una que otra cosa que personajes de la televisión nacional –entiéndase Mizada Mohamed– aconsejan día con día a las 9:30 de la mañana para “lograr alcanzar tus metas”.

Continue reading

Yo vs. La faja

 Yo vs. La Faja

¡Auch! ¡Auch!, pensé mientras intentaba mover mis brazos.
¡No veo! ¡No salgo!, gritaba en mi mente mientras intentaba sacar la cabeza por encima de la faja.
¡Estoy atorada!
Fuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuck!!!!
Ok… Ok, pensé intentando tranquilizarme, esto sale como entró.
Movía mis manos solamente para intentar lograr liberar mis brazos y poder… Salir.
“¡¡¡Maaaamiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!, grité dándome por vencida, “¡help!”
¿Cómo es que te metes en este tipo de situaciones? ¿Cómo Mimi Castillo?

Continue reading

Es solamente un mal día no una mala vida

Un Mal Día No Una MAla Vida

“El peor día de tu vida solamente dura 24 horas.”

Todos avanzan en su vida: Lo único que veo es gente comenzando relaciones nuevas, casándose, teniendo hijos, recibiendo aumentos, nuevos puestos en sus trabajos, comenzando estudios…

Y yo estoy estancada.

No quiero ser pesimista, pero al menos desde mi lugar lo que veo es que mi avance es poco… Casi, casi inexistente.

Continue reading

Dinner date! Yo y mis pensamientos

Dinner Date

Hay cierta belleza en cenar sola. Al menos eso es lo que pienso. Y no me refiero a cenar sola frente al televisor o con el celular, tableta u otro aparato electrónico que se le parezca. No.

Me refiero a cenar como Dios manda: En la cocina, aunque sea el “recalentado” de ayer (o en mi caso las sobras de la ensalada de atún que hizo mi mamá a mediodía), en la mesa, poner el mantel, el tenedor, tu plato (ok, este si era desechable) y tu refresco.

Continue reading