De desempleada a emprendedora, ¿por qué no?

De desempleada a emprendedor

¿Quién iba a pensar que yo, Mimi Castillo, podría llegar a decir “Bueno, estoy emprendiendo con mi hermana…”? ¿Cómo fue? A continuación comparto la historia.

El problema

Como he publicado anteriormente, dejé la maestría y perdí mi trabajo, pero ¿realmente conté por qué o cómo estuvo? Creo que no, o al menos no lo recuerdo.

Entré a estudiar la maestría en una escuela de posgrado reconocida, con beca completa y trabajo (¡Yeap! Paquete perfecto, ¿no?), todo iba viento en popa: Mi trabajo era de periodismo (carrera que cursé en la universidad), no era TAN demandante como el trabajo de un periodista “normal”, tenía tiempo para hacer mis tareas, ir a clase… en estás estaba con amigas (que la verdad es lo único que extraño de ahí), etc.

Pero llegó el momento de tomar la clase del mal (así le digo porque la sufrí) y tonta de mí cuando tuve la oportunidad de llevarla con amigas, preferí tomar otra clase (la verdad de esta decisión sí me arrepiento. Aunque no quiero regresar, pero me arrepiento… Qué extraño, ¿no?), así que la llevé “sola”.

La verdad los números no se me dan -para nada- , pero jamás falté a clase, siempre hice la tarea y pues estudiaba. Creo que mi cerebro no dio para más. Así que… me fue mal, muy mal.

Mi caso pasó a Comité, tuve que entregar mi promedio (que obviamente no fue el esperado para continuar con la beca) y una carta en la explicaba mi caso: Periodista, no perfil numérico, etc.

El veredicto

Pasaron –literal- dos semanas (que para que te digan: sí, no o condicionada es MUCHO), sin saber nada… Pregunté y hostigué -literalmente- a una de las personas involucradas que se suponía me diría el veredicto, pero no fue hasta que hablé con el ahora mi ex jefe que recibí la respuesta:

“Decidieron que no te van a renovar la beca”.

-Pausa para momento dramático-

¡Auch!

“El Comité consideró que no tienes la capacidad para estudiar una Maestría”.

¡Auch! ¡Auch! ¡Auch!

Entonces, en un momento perdí la beca y como mi puesto estaba ligado con la beca… Perdí mi trabajo también.

¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch! ¡Auch!

Al día siguiente cuando me despedí de mis compañeros y amistades, me dijeron que realmente lo que se dijo fue que “no veían un interés por estudiar una maestría”.

Esto más que lastimarme (porque lo de la capacidad la verdad si me dolió y gacho), lo del interés me enojó, porque honestamente, no sé en qué se basaron para decidir eso, si jamás hablaron conmigo, ni vieron lo que hacía para sacar adelante la materia, pero bueno.

¿Y ahora qué?

Como he escrito por algún otro lado de este blog, ya conozco bien el desempleo (pero ese es otro cuento…), sin embargo, en esta ocasión lo sentí diferente: Estaba harta de que mi trabajo dependiera de algo o alguien más completamente, en esta ocasión era mi beca, ¿después qué?

Ya sé, ya sé. Sé que todos los trabajos dependen -en cierto grado- de alguien o algo más: un jefe, la economía, el cliente… Pero sentía que he tenido muy poco control sobre este.

Así que, mi “despido” coincidió con las vacaciones de Navidad, así que decidí tomármelas como vacaciones: Las primeras dos semanas descansé, depuré el sentimiento, el ego lastimado y me olvidé de todo.

Después, noté que no sentía muchas ganas de volver a aplicar en vacantes, y en las que aplicaba lo hacía sin mucha esperanza de recibir una respuesta.

Entonces, alguien pensó en mí y en cómo aprovechar mis conocimientos.

¿Yo? ¿Emprendedora? 

wherethemagichappens

Me contrataron como freelancer -trabajo actual- para redactar y editar unos artículos de Internet, después, alguien más decidió mezclar sus conocimientos con los míos y así empezar un nuevo proyecto.

Jamás en mi vida había considerado hacer algo: Un negocio, una empresa. La verdad, tristemente, no me veía más allá -en el ámbito profesional- de una empleada en una empresa que además, escribe novelas.

Pero al parecer alguien más si vio esa otra posibilidad en mí. A esa persona: Gracias por creer en mí y por dejarme acompañarte en esta nueva aventura profesional -¿y por qué no? personal también-  en la que he aprendido demasiado,  y apenas han pasado dos meses desde que comenzó esto.

¿Y por qué dije que sí? Porque quería control sobre mí trabajo, porque ya no quería tener jefes. Porque me harté y quería algo diferente.

Pensaba que comenzar un proyecto con mi hermana, con la asesoría de mi papá y de mi cuñado, que trabajar desde mi casa sería totalmente “zona de confort” ¡Bendito error!

El tener a personas que realmente confíen en mí, en mis conocimientos, que me apoyen y me digan “Oye, conozco a alguien que tal vez necesite de tu ayuda”, “Oye, mi esposo está buscando quien lo apoye con unos textos…”, el tener que ir y vender y explicar la idea, lo que haría, la forma de trabajo…

Tal vez para alguien más que lea esto diga “Es lo que hago todos los días”, pues mis respetos y felicidades. Pero yo que voy empezando, la verdad no es nada dentro de mi zona de confort. Y eso me gusta mucho, porque implica crecer cada día un poquito más.

Formalitas nos vemos más bonitas

Entonces el buscar trabajo, el hecho de ser empleada pasó a segundo plano, luego a tercero y luego…simplemente, quité esa posibilidad de la mesa: Lo mío, ahorita, es sacar adelante este proyecto.

Nueva meta, nuevo proyecto.

Y hoy, hoy lo hicimos ya más formal: tendremos asesores, personas expertas en diferentes temas que nos ayudaran a consolidarnos.

¿Y algo bien diferente? Le tengo mucha fe a este proyecto.

No sé lo que va a pasar en el futuro, ¡nadie lo sabe! Pero creo que el ir por otro camino que jamás había transitado es una muy buena señal.

Lecciones aprendidas

Todo este post realmente fue para compartir las cosas que he aprendido por esto. Yo sé que muchas serán más que obvias, pero realmente yo no soy de las personas que aprenden de lecciones ajenas, así que…

  1. Una calificación no refleja la capacidad de una persona. ¿No se me dan los números? So what? Ahora cuando alguien me pregunta qué hago es “estoy emprendiendo un proyecto con mi hermana…”, yo solita me digo ¡Wow!
  2. La gente tiene derecho a tener una opinión, pero yo también tengo derecho de no escucharla. Tal vez medio agresivo, y no aconsejo hacer la grosería de no escuchar a las personas, simplemente sí el no tomar todas las opiniones en cuenta. Hay que ser un poquito más selectivos. ¿Dices que no tengo interés? ¿Viste cómo trabaje en el proceso? Mmm…
  3. Lmagia sí sucede fuera de la zona de la famosa Comfort Zone. Como expliqué anteriormente, el emprender -y todo lo que implica- es muy diferente a lo que he hecho anteriormente, siento que he aprendido mucho en tan solo 2 meses y me siento mucho más orgullosa de mí por este proyecto y los pasos que vamos logrando, que en cualquier otro trabajo que he tenido.
  4. Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes. Mi plan era graduarme en Diciembre 2015 de la maestría, igual que mi amiga Silvia… Jamás me cruzó por la mente no estar en esa maestría, en ese trabajo y emprender.
  5. No tengo que demostrarle nada a nadie. Esto es para mí, porque sé que puedo, porque quiero saber qué tanto puedo crecer, a dónde puedo llegar, no es para demostrar capacidades o intereses. Eso quedó atrás.
  6. Aprovecha la oportunidad. Todo esto comenzó gracias a que dos personas pensaron en mí y vieron cómo podría sacar provecho de mi capacidad y del tiempo libre que tenía, pero también, fue porque dije “Sí”.
  7. Mi historia es diferente a las demás. Quería vivir ciertas cosas como otras personas, pero supongo me tocó algo muy diferente y eso no tiene nada de malo. ¿A lo mejor no la me tocó en la escuela “wow”, a lo mejor a mí no me tocará irme al extranjero, so what? A mí me toca emprender…y escribir, J, y…
  8.  …Lo importante no se pierde, eso permanece. Admito de las cosas que más me dio miedo al perder mi beca fue perder todo lo que había obtenido en esos meses, dentro de eso, la amistad. Lección aprendida: Las verdaderas amistades permanecen. 

3 thoughts on “De desempleada a emprendedora, ¿por qué no?

  1. Pingback: Mi 2014 | Elva N. González castillo

  2. Pingback: Mi 2015 | Elva González Castillo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s